EFICIENCIA ENERGÉTICA, COSTOS Y PRODUCTIVIDAD

Compartir:

¿Qué se entiende por Eficiencia Energética?

La utilización eficiente de la energía, en cualquiera de sus formas, implica reducir su consumo de manera tal de mantener los servicios que requieran las personas y empresas sin disminuir su calidad, enfocándose en la reducción de costos, la mejora de la productividad y el cuidado del medio ambiente.

La Eficiencia Energética se ha convertido estratégicamente prioritaria en el camino hacia el uso sostenible de la energía y el cumplimiento del alcance de los objetivos en materia de cambio climático, considerándosela actualmente como la fuente de energía más importante del futuro.

¿Por qué es necesario generar Eficiencia Energética?

La generación, el aprovechamiento y el uso de la energía tienen un rol decisivo en la implementación de las estrategias de desarrollo sostenible y la reducción de emisión de gases de efecto invernadero.

Se considera que el mayor aporte en beneficio de una adecuada transición energética en el camino al cumplimiento de las metas del Desarrollo Sustentable, viene dado por el uso de las Energías Renovables y la implementación de prácticas de Eficiencia Energética, ambas actuando sinérgicamente. En líneas generales podemos considerar que las renovables actúan del lado de la oferta y la eficiencia orientada a la demanda.

La necesidad de la Eficiencia Energética responde a dos factores: el ahorro económico y la mitigación y/o adaptación de los efectos del cambio climático. En líneas generales los países desarrollados enfocan sus acciones de eficiencia por éste último aspecto mientras que en los países emergentes le dan más importancia por sus beneficios económicos.

¿Cómo se genera Eficiencia Energética?

Las posibles acciones de Eficiencia Energética pueden plantearse y ejecutarse para todo tipo de consumo cualquiera sea la fuente asociada a la demanda. El Consumo puede suponerse como la relación entre Demanda y el Rendimiento ( η ) del sistema o equipamiento vinculado:

Consumo = Demanda / η

Así, la baja de la demanda, el aumento del rendimiento o ambos en simultáneo mejoran el consumo, condicionando ello a producir incidencias positivas en la respectiva producción de los bienes o servicios y en el confort de las personas.

Tales acciones resultarán de decisiones económicas y tecnológicas, requiriendo para el proceso de su implementación el compromiso e involucramiento de las personas a partir del efectivo convencimiento de la necesidad de ahorro energético. Este componente de tipo cultural es esencial para el eficaz desarrollo de las actividades de Eficiencia Energética.

Puede mencionarse la presencia de cuatro actores en la consecución de la Eficiencia Energética, cada uno de los cuales está llamado a cumplir un rol relevante:

– Los individuos: Asumiendo buenas prácticas y un uso responsable de la energía a través de la utilización de artefactos eléctricos y a gas natural elegidos por sus mejores características energéticas, siguiendo las recomendaciones de ahorro en climatización e iluminación de ambientes, reduciendo al mínimo el empleo del automóvil particular, etc.

– Las organizaciones: Consideradas así en términos generales las empresas grandes y pymes, comercios, edificios públicos o agrupamientos de personas e instalaciones que consuman energía. Dado que en tales organizaciones es posible administrar y controlar el uso energético, podrán implementarse procesos que eficienticen el desempeño del mismo.

– El Estado: Al tener la utilización de la energía impacto directo en la calidad del medio ambiente le cabe al Estado, tanto nacional como provincial y municipal, actuar a través de marcos normativos, políticas públicas a largo plazo y medidas concretas en el sentido de impulsar hábitos de consumo y promover el uso de bienes y procesos tecnológicos energéticamente eficientes.

– Las Instituciones educativas y Organizaciones de la Sociedad Civil: Las instituciones educativas, públicas y privadas, en sus diversos niveles, como centros competentes para educar y capacitar en el uso eficiente de la energía. También las Organizaciones de la Sociedad Civil (asociaciones civiles, fundaciones, cooperativas, etc.) En nuestro país se vienen desarrollando desde el ámbito oficial diversas campañas de divulgación y capacitación.

¿Qué propone ACIS?

Nuestra Asociación tiene entre sus objetivos impulsar y promover el uso eficiente de la energía como parte de su visión general ligada al alcance de metas en materia de Desarrollo Sustentable.

En tal sentido, además de ofrecer capacitación y charlas de divulgación técnica, ACIS tiene particular interés en promover la implementación de metodologías de Gestión Energética en organizaciones. Ello a través de intervenciones tanto en lo que hace a incentivar la necesidad de la Eficiencia Energética, como en el asesoramiento en materia de mejora del uso de instalaciones y en el desarrollo de las competencias de recursos humanos (Gestor energético), acción indispensable para el cumplimiento de los objetivos, reducción de costos y aumento de productividad.

Ver: EFICIENCIA ENERGÉTICA – NORMATIVA LEGAL EN PAISES DE AMÉRICA LATINA

Compartir:

Una Respuesta para “EFICIENCIA ENERGÉTICA, COSTOS Y PRODUCTIVIDAD”

Deje un Comentario